Acciones, ‘equity’, ‘stock options’… ¿en qué se diferencian?

La semilla de una startup necesita regarse con financiación, pero no todos los que echan agua obtienen lo mismo a cambio. Los primeros inversores se convierten en dueños de parte de esa semilla, por lo que están interesados en obtener un rendimiento con su crecimiento, pero también hay formas de de obtener financiación sin que el emprendedor ceda un trozo de la tarta (por ejemplo, los préstamos bancarios).

Pero, ¿cómo se llama ese trozo de la tarta que pasa a ser propiedad de un inversor? ¿Qué diferencia el equity y las stock options? ¿Qué significa que el equity de un inversor se diluya? Aclaremos los matices de algunos de los conceptos de los que seguro que has oído hablar.

Acciones y participaciones

Aunque en esencia acciones y participaciones son lo mismo (“partes alícuotas, indivisibles y acumulables de capital social” de una empresa, según las define la Ley de Sociedades de Capital),  lo cierto es que en España hay diferencias entre ambas según la forma jurídica asociativa por la que haya optado la compañía para constituirse.

  • En las sociedades de responsabilidad limitada, el capital está dividido en participaciones que no pueden incorporarse a títulos negociables y cuya transmisión está restringida. Si se desea realizar transmisión de participaciones, el inversor debe comunicarles esa intención a los administradores. El resto de socios tienen derecho preferente para adquirir las participaciones.
  • En las sociedades anónimas, el capital está dividido en acciones nominativas o al portador, cuya transmisión es libre. Las acciones pueden desembolsarse por completo en el momento de la creación o de forma sucesiva.

Porcentaje de acciones (equity)

Si lees información económica en inglés, probablemente te hayas percatado de que los términos shares (acciones) y stock son utilizados como sinónimos. El único matiz es que, en muchas ocasiones, stock es un término general que se refiere a la participación de un inversor en una empresa, mientras que las shares hacen referencia a la forma en la que se divide el stock de esa compañía (es decir, el número de acciones). Ahora bien, en España, el término stock no suele utilizarse con ese significado.

En nuestro ecosistema emprendedor, nos referimos al porcentaje accionarial para aludir a la participación de un inversor en una empresa (ya sea mediante la compra de participaciones o de acciones). Por ejemplo, si un inversor se queda con 40 acciones de un total de 400 de una compañía, tendrá un porcentaje accionarial del 10 %. En este caso, el porcentaje empresarial es sinónimo de equity, un término que sí se utiliza entre las startups españolas y que pasaremos a explicar con detalle posteriormente.

Stock options y phantom shares

Hay dos conceptos relevantes relacionados con el valor de las participaciones o de las acciones de una empresa y que llevan incluidos los términos stock y shares. Se trata de dos sistemas de retribución variable para captar y fidelizar a los empleados muy usados entre las startups que debemos distinguir. Se trata de las ‘stock options’ y las ‘phantom shares’:

  • Las stock options son opciones de compra de acciones o participaciones de una sociedad que se conceden a los trabajadores si cumplen ciertos objetivos. Así, los empleados pueden adquirir esas acciones si cumplen unas metas, en una fecha determinada y a un precio fijado previamente. Esa compra hace que el empleado se convierta así en un socio de la empresa.
  • Las phantom shares. A diferencia de las ‘stock options’, las ‘phantom shares’ ( o acciones fantasma) no permiten adquirir participaciones o acciones de las compañías, sino que ofrecen un derecho económico vinculado al valor de las participaciones o las acciones sin que el empleado las tenga en propiedad. Es decir, el trabajador percibe una cantidad equivalente a la que hubiera recibido por ser socio, pero no lo es.

El equity y la dilución  

Como hemos comentado anteriormente, el equity es la cantidad de acciones o participaciones que tiene un socio (capitalista o inversionista) dividido entre el total de acciones o participaciones. Es así el trozo de pastel que es propiedad de un determinado socio.

Llegados a este punto, conviene explicar otro término muy relacionado con el equity y que hay que tener en cuenta antes de realizar una inversión en una startup: la dilución. La dilución es el control que pierde a nivel accionarial un socio cuando entran nuevos socios. Es decir, si tuviéramos el 100 % de las acciones de una compañía, y entran dos socios que se quedan con el 20 % cada uno (por ejemplo, en una ronda de financiación), nos habremos diluido un 40 %. En otras palabras, nuestro trozo del pastel es más pequeño.

La incorporación de nuevos socios al capital tiene por tanto como efecto la reducción del porcentaje de participación de los socios anteriores. Asimismo, si algunos de los primeros socios suscriben la ampliación de capital, el que no lo haga también verá reducida su participación en la empresa. De esta forma, cuando una compañía emite nuevas acciones y los socios no suscriben las nuevas acciones emitidas, sufrirán una pérdida del valor de su participación (o porcentaje accionarial, o equity).

Teniendo todo lo anterior en cuenta, ¿invierte el usuario de The Crowd Angel en el capital de la empresa? ¿Se enfrenta a ese riesgo de dilución? Los inversores que apuesten por una startup a través de la plataforma sí están adquiriendo participaciones de la empresa en la que invierten.

Esto les otorga ciertos derechos. Por ejemplo, tienen un máximo de dos plazas reservadas en el Consejo de Administración de la startup. Ellos mismos pueden pedir formar parte de él y si hay más candidatos que plazas, se hace una votación entre los inversores en la que tienen preferencia los que representan un porcentaje más elevado de la inversión.

De igual forma, las inversiones realizadas a través de la plataforma pueden estar sujetas a una posible dilución futura. Sin embargo, cabe tener en cuenta que The Crowd Angel permite que los inversores tengan una cartera diversificada y equilibrada, ya que se dividen todas las operaciones en tickets de 3.000 euros.

Así que, antes de invertir en una startup, puede venirte muy bien conocer algunos conceptos que te ayuden a saber qué parte de esa semilla que se espera que crezca mucho y rápido es tuya.