Casos de éxito de the Crowd Angel: Bookish

Aunque a priori no parezca la industria más innovadora del panorama empresarial, lo cierto es que la industria literaria también cuenta con proyectos novedosos de emprendedores. Además, los más interesantes están relacionados aún con el mercado del libro en papel. No en vano, tras una década de vida, los eBooks solo representan un 4 % del volumen de negocio, mientras que el libro tradicional supera el 95 % de facturación del sector con más de 20 millones de lectores habituales en España.

Uno de esos proyectos más innovadores de este sector es Bookish, en el que The Crowd Angel ya se ha fijado para apoyarle en su reciente ronda de financiación y que ya es uno más de los casos de éxito de la plataforma de equity crowdfunding. La startup, cuya sede se encuentra en Barcelona, es todo un ejemplo de proyectos emprendedores en el ámbito literario. De hecho, con poco más de un año de vida, Bookish ha logrado superar los 140.000 euros de facturación.

¿Cómo? A través de un innovador modelo de suscripción literaria con el que la empresa pretende volver a emocionar con la lectura a sus usuarios. El modelo, lanzado por los emprendedores Nam Nguyen y Tomás Casals, se basa en la idea del envío de cajas sorpresa de productos cosméticos o alimentos llevada al campo de la letra impresa.

Así, a cambio de una suscripción de 21,95 euros al mes, Bookish envía a sus usuarios una caja que incluye un libro, una guía de lectura y un obsequio para hacer aún más completa la lectura (uno de los detalles enviados, por ejemplo, fue una bolsa de té con el que acompañar la novela en cuestión). Y ahí es donde radica uno de los aspectos más originales de este proyecto apoyado por los inversores de The Crowd Angel: el objetivo de la empresa no es atraer a lectores habituales, sino volver a interesar a aquellos lectores ocasionales que, por indecisión a la hora de elegir títulos o falta de tiempo, han abandonado el hábito de la lectura.

Con esa receta de suscriptores de cajas literarias, Bookish ha logrado cerca de 200.000 euros de inversión a través de The Crowd Angel con tickets por valor mínimo de 3.000 euros. Además, el factor sorpresa es sin duda otro de los alicientes del modelo de Bookish: al igual que sucede en otras suscripciones de cajas, el usuario desconoce qué título recibirá hasta que abra la caja los últimos días de cada mes. No obstante, y para evitar una excesiva incertidumbre, la empresa asegura que se trata de una novedad con un máximo de 2 meses desde su lanzamiento (aunque en ocasiones se trata de títulos que aún no están en las librerías).

Mucha experiencia en solo un año

Parte del secreto del éxito de Bookish y de su ronda de financiación a través de The Crowd Angel está en la experiencia que atesora el equipo fundador. Por una parte, los propios Nam Nguyen y Tomas Casals fundaron en 2011 Tiching, una red social educativa que creció en España, vivió un proceso de internacionalización hacia Latinoamércia y, finalmente, fue adquirida por una empresa líder del sector editorial, Vicens Vives.

Pero además de la experiencia emprendedora de estos dos ingenieros, Bookish cuenta también con el apoyo de un equipo ganador en el que se encuentran Javier Bertos (CTO, antes en LetBonus y Trovit), Álvaro Fernández (responsable de Diseño, antes en Privalia) o Laura Gomara, con una dilatada experiencia en la negociación en el sector editorial.

De hecho, otra de las garantías que ofrece Bookish tanto a sus usuarios como a los inversores que han apoyado el proyecto a través de The Crowd Angel es el amplio abanico de compañías consolidadas con las que trabaja. No en vano, la startup tiene acuerdos con más de 20 editoriales, entre las que se encuentran las más grandes de la industria literaria, como Planeta, Penguin Random House o Harper Collins.

Con este equipo y gracias a un modelo que ya se ha viralizado a través de los youtubers especializados en literatura (con lo que esto supone a la hora de atraer a la lectura al público millennial que había abandonado el hábito lector), Bookish ofrece unas métricas más que prometedoras: con unos 16.000 euros de facturación mensual recurrente, la startup ha vivido en el último año un crecimiento medio mensual del 25 %.

Además, otras de sus interesantes métricas tienen que ver con el coste de atraer a un nuevo cliente (CAC), que para Bookish es de 10 euros, o el valor bruto que aporta cada usuario mientras se relaciona con la startup (CLTV), que es de 40 euros.

Sin obligar a sus usuarios a firmar ningún tipo de permanencia y con el compromiso de devolver el dinero de la suscripción de un mes en caso de que el libro recibido ya esté en la estantería del lector, la propuesta de Bookish para sorprender y atraer a los nuevos lectores ofrece la posibilidad de romper con viejos modelos que, como el de Círculo de Lectores, parecen haber quedado obsoletos y han dejado de suponer un atractivo para los usuarios.

Así, un catálogo novedoso, con sorpresas y sin compromisos ni ataduras representan los principales factores clave que han atraído la inversión de The Crowd Angel al proyecto de Nam Nguyen y Tomás Casals: Bookish representa la oportunidad para volver a disfrutar de la lectura en papel.