Casos de éxito de The Crowd Angel: Boxmotions

Boxmotions

Cuando acumulamos tantos objetos, ropa o muebles que hemos dejado de tener suficiente sitio en casa para guardarlos, una de las alternativas más comunes, principalmente en las ciudades, es recurrir a los trasteros. Estos espacios, que se alquilan por temporadas, tienen, no obstante, algunos inconvenientes: se necesita un vehículo para transportar las pertenencias hasta allí, son caros y es difícil llevar la cuenta de lo que guardamos. Partiendo de la misma idea, los ingenieros Álex Corbacho y Pol Karaso han concebido una solución que, gracias a la tecnología, supera las limitaciones de los desvanes tradicionales. Son los fundadores de Boxmotions, una startup que se define como un trastero inteligente.

Los usuarios de esta plataforma, tanto personas como empresas, pueden gestionar todo el proceso online a través de una aplicación: los empleados de Boxmotions recogen sus pertenencias y se las devuelven gratuitamente en el lugar y el momento que las necesiten. El dueño puede, en todo momento, consultar y seleccionar los artículos en un catálogo digital con fotografías de cada uno de ellos.

La empresa, nacida en Barcelona y que cuenta con casi dos años de vida, cerró a principios de 2018 una ronda de financiación de un millón de euros en la que ha participado The Crowd Angel junto con importantes fondos de venture capital como BStartup del Banco Sabadell, Inveready y Athos Capital.

Boxmotions

En tan solo dos días, Boxmotions consiguió a través de la campaña que lanzamos en diciembre en nuestra plataforma de equity crowdfunding algo más de 300.000 euros de manos de 38 crowd angels, convirtiéndose así en uno de los casos de éxito de The Crowd Angel (TCA).

Cabe resaltar, además, que estas cifras han convertido al proyecto en la inversión con el ticket medio por inversor más elevado del 2017: cada uno habría aportado cerca de 8000 euros. Si esta contribución promedio normalmente se sitúa por debajo del valor del ticket mínimo (de 3000 euros en TCA) en el equity crowfunding, en este caso llega casi a triplicarlo.

Trasteros virtuales

Si bien en Estados Unidos la inversión en este tipo de servicios de almacenaje digitalizados supera los 150 millones de euros hasta la fecha, en Europa, el llamado valet storage constituye un sector que eclosionará en los próximos años debido al intenso aumento de población urbana en el Viejo continente. En la actualidad, España es el tercer país europeo con más trasteros en alquiler en Europa, solo precedida por Reino Unido y Francia. El crecimiento sostenido que ha visto el sector en los últimos años, incluso durante la crisis, deja patente que los servicios de almacenamiento han llegado para quedarse.

Así, Boxmotions se adentra de un mercado que ya existe, pero ofreciendo una alternativa al modelo tradicional de trastero que aun impera en España y la mayor parte de Europa. Se une de esta manera a la tendencia on demand, basada en la externalización y la digitalización de ciertos servicios y tareas, que ya ha transformado sectores como el reparto a domicilio o la limpieza del hogar.

Gracias a la tecnología, la startup garantiza una gestión más eficiente que no solo es útil para particulares que, por ejemplo, vayan a realizar una mudanza. También lo es para negocios locales que necesiten espacio extra para guardar stock, más allá de sus propios almacenes.

El modelo de negocio de Boxmotions es otro de los aciertos que el equipo de expertos de The Crowd Angel ha valorado positivamente: al igual que otras empresas como Clintu, se basa en la obtención de ingresos recurrentes. En su caso, los clientes contratan el servicio de almacenamiento por periodos de tiempo más o menos prolongados, de manera que no necesita fidelizar a los usuarios cada vez que hacen uso de la app, sino que estos siguen empleándola si quedan satisfechos.

Boxmotions

Tras validar su modelo de negocio en Barcelona, la empresa ha demostrado una importante evolución. Una prueba del gran crecimiento que Boxmotions ha experimentado es que en el último año ha visto multiplicada por ocho su facturación mensual recurrente. Los avances son fruto, en gran parte, del trabajo y la determinación del equipo y de sus fundadores, sin duda, uno de los puntos fuertes de la compañía.

Aunque la actividad de Boxmotions pueda parecer tarea sencilla, encierra una importante labor de control detallado de las métricas, de gestión y de organización logística necesaria para sacar adelante el negocio. Unos requerimientos que Corbacho y Karaso, ambos ingenieros aeronáuticos de formación, han demostrado cumplir con creces. No en vano, la startup ha sido elegida ganadora de la última edición de la feria 4 Years From Now, celebrada a finales de febrero en el marco del Mobile World Congress de Barcelona.

La ronda de Boxmotions

A pesar de que ya habían obtenido cierta financiación inicial de manos de fuentes cercanas —los famosos friends, family and fools—, la ronda de inversión en la que ha participado The Crowd Angel era la primera enfocada verdaderamente al crecimiento de Boxmotions. De hecho, el principal objetivo del aporte de capital era acelerar su desarrollo en Barcelona, donde ya se han visto obligados a adquirir nuevos almacenes para satisfacer la creciente demanda, y lanzar su servicio en Madrid. La capital, junto con la urbe catalana, supone un importante motor que puede proporcionarle a Boxmotions el empujón que necesita para expandirse a otras ciudades dentro y fuera de nuestro país.

Además, según ha explicado Corbacho, el dinero les permitirá también “continuar construyendo un equipo con talento y con ganas de innovar en un sector donde existe una gran oportunidad de disrupción tecnológica”. Para todo ello cuentan con el apoyo del también emprendedor Sacha Michaud, cofundador de Glovo, que ha entrado a formar parte del consejo de administración de Boxmotions desde el cierre de la ronda.

Por otro lado, tanto Corbacho como Karaso valoran especialmente la presencia de The Crowd Angel en la ronda, en la que han apostado por combinar el venture capital y el equity crowfunding. Se trata, en palabras de Karaso, de un mecanismo de acceso a capital con gran valor añadido para las propias startups al ofrecerles “rapidez, agilidad, gestión integral de los inversores de la compañía y gran visibilidad tanto ante inversores como mercado potencial de usuarios”.

Así, la tecnología no solo juega un papel fundamental en los propios proyectos que reciben financiación, sino también en los canales de acceso al capital. Karaso y su compañero a los mandos de Boxmotions creen en que el futuro de la financiación pasa por convertir el equity crowfunding en un instrumento imprescindible para completar rondas de financiación. Ellos mismos han podido comprobar cómo “los fondos de venture capital y The Crowd Angel se complementan perfectamente”.

El ejemplo de la startup catalana, como sus propios fundadores remarcan, constituye otra prueba del impulso que The Crowd Angel puede aportar a las startups y de cómo estas, si cuentan con los requisitos necesarios para pasar la exigente criba de nuestros expertos, pueden acabar formando parte de los cada vez más numerosos casos de éxito de nuestra plataforma de equity crowdfunding.