Cómo hacemos seguimiento a las ‘startups’ que se financian a través de The Crowd Angel

Si no es la primera vez que oyes hablar de The Crowd Angel, posiblemente estarás familiarizado con las oportunidades para invertir en startups con alto potencial de crecimiento que ofrece nuestra plataforma. Si no, lo hemos explicado con detalle en otras ocasiones (por ejemplo, en este artículo que te permitirá conocer las ventajas del equity crowdfunding sobre otras modalidades de inversión).

Lo que probablemente no sepas, sobre todo si aún no has participado en alguna ronda, es cómo gestionamos el seguimiento a las empresas por las que tomamos partido. Es decir, ¿qué pasa después de la inversión? ¿Qué rol en la toma de decisiones tienen los que han participado en la ronda y cómo se articula? ¿De qué manera se les mantiene informados sobre el rumbo de la startup? Es una cuestión importante y que a menudo queda en un segundo plano, así que vamos a tratar de despejar todas las dudas que pudieran surgir al respecto.

Lo primero y más importante es que el grupo de inversores que entra en el accionariado de una startup a través de The Crowd Angel está representado tanto en la junta de accionistas como en el consejo de administración de dicha empresa, por lo general con dos asientos en estos órganos de decisión. El primero lo ocupa un miembro del equipo de The Crowd Angel; el segundo, un representante de los inversores que se escoge de entre todos los que han invertido en la compañía a través de nuestra plataforma.

La elección tiene que ver con dos factores: el capital aportado (lógicamente, tienen preferencia los que han aportado más dinero) y, sobre todo, el valor que el inversor puede aportar a la startup. El segundo criterio es especialmente importante, ya que los emprendedores lo tienen muy en cuenta a la hora de contar con nosotros y, de hecho, una de las cosas que más destacan de The Crowd Angel es el tipo de inversor valioso que suele acudir a las rondas de la mano de nuestra plataforma.

Tenemos el ticket medio de inversión más alto del equity crowdfunding en España, alrededor de los 7.500 euros (siendo 3.000 euros la inversión mínima). El perfil de las personas que desembolsan estas cantidades suele ser de gran valor añadido para las startups. Muchos son o han sido empresarios o directivos con amplia experiencia y contactos en algún sector determinado. Si la startup se centra en ese sector, tener como consejero a un profesional de esa talla suele ser una ayuda inestimable.

Esta figura del representante de los inversores, que está presente tanto en la junta de accionistas como en el consejo de administración, es además la encargada de trasladar el voto del grupo de inversores de The Crowd Angel. Por su parte, el miembro de nuestro equipo que accede al consejo lo hace como observador, con voz pero sin voto. Su objetivo es aportar el máximo valor posible, tanto a nivel estratégico como financiero, a la compañía.

Nuestro equipo asume también la labor de interlocución entre el grupo de inversores de The Crowd Angel y los responsables de la startup. Para un emprendedor en fases iniciales, mantener un contacto individual con un número elevado de accionistas sería una tarea inasumible, así que resulta esencial que actuemos como puente entre la compañía y los inversores, que hablan, a través de nosotros, con una sola voz.

Dicha mediación se establece en todos los aspectos, desde las cuestiones más rutinarias, como el propio voto en la junta, hasta las operaciones más complejas como ampliaciones de capital, fusiones, adquisiciones… En todo momento en que se requiera la participación de los socios, The Crowd Angel será el portavoz del grupo de inversores ante el emprendedor.

En el caso concreto de las votaciones, durante el mínimo de 15 días de antelación con el que debe convocarse una junta, The Crowd Angel traslada al grupo de inversores los puntos a tratar, les hace partícipes de toda la información que necesitan para tomar la decisión, responde a sus preguntas y organiza la votación interna, que se lleva a cabo de manera online. Cuando ya se ha votado internamente, recopilamos las firmas de los inversores, también de forma telemática, y el representante con asiento en la junta se encarga de trasladar el voto colectivo al órgano de gobierno de la startup.

Por otro lado, cada trimestre elaboramos un informe de seguimiento que enviamos a los inversores de la startup. Es otra función de la que el emprendedor no tendrá que preocuparse, más allá de hacernos llegar los datos y de revisar el informe. Nosotros nos hacemos cargo del análisis cualitativo y de trasladar los hitos que han tenido lugar durante los últimos meses, en base a la información que nos envían y a lo que nosotros mismos hemos podido ver en nuestro contacto con el emprendedor y nuestra presencia en los consejos. En general, el informe incluye la evolución de las métricas clave, de la situación financiera de la compañía y las principales novedades que se van produciendo (apertura de nuevos mercados, contrataciones clave, acuerdos relevantes…)

Además, The Crowd Angel presta asesoramiento a los emprendedores en todo lo que tiene que ver con las siguientes rondas de financiación o los posibles exits. Somos los primeros interesados en que el proyecto siga adelante y los inversores obtengan rentabilidad, no solo por el compromiso que asumimos con ellos o nuestra reputación, sino también de un modo mucho más directo.

Somos la única plataforma de equity crowdfunding en España que tiene ese incentivo directo: el carried interest. Nosotros facturamos en el momento de cerrar la ronda, cuando se realiza la inversión, para cubrir los gastos de estructura, pero nuestro beneficio depende en gran medida de los resultados. The Crowd Angel recibe un carried interest del 7,5 % sobre la plusvalía que obtiene el inversor en el momento de desinvertir o de vender sus acciones. Por tanto, y a diferencia de otras plataformas que basan su modelo de negocio en la transacción, estamos muy incentivados a maximizar el rendimiento de los inversores.

Nuestro compromiso es absoluto. Nos esforzamos por representar los intereses de los inversores y, al mismo tiempo, apoyar al emprendedor en su andadura. Aunque quizá no es la parte más visible de nuestro trabajo, el seguimiento y el acompañamiento a las startups es fundamental para The Crowd Angel.