La importancia de diversificar tu cartera de inversión

Conocer a los emprendedores de un proyecto, analizar el modelo de negocio y estudiar métricas como la facturación, el margen de beneficios o la retención de los usuarios son algunos de los criterios que tienen en cuenta los inversores antes de apostar por una startup.

Pero aunque se fijen en todos esos factores, lo cierto es que invertir en empresas de base tecnológica y de reciente creación entraña riesgo, especialmente cuando el proyecto se encuentra en sus fases iniciales y las métricas son escasas.

Debido a ello, la cartera de los inversores más prudentes y de los fondos de capital riesgo no está compuesta tan solo por una startup, sino por varias. Así, se logra mitigar ese riesgo intrínseco a la inversión en este tipo de empresas: aportando capital a unas cuantas, habrá más posibilidades de éxito y el fracaso de alguna de ellas supondrá un perjuicio menor. A esta estrategia es a la que se conoce como diversificación.

De forma muy general, esta técnica puede resumirse con un dicho popular: no pongas todos los huevos en la misma cesta. Y las cestas no tienen por qué tan solo diferentes startups. En realidad, la diversificación es un concepto más amplio: se trata de una técnica que reduce el riesgo al asignar inversiones a varios instrumentos financieros, industrias u otras categorías.

Ahora bien, centrándonos en la estrategia de diversificación en startups, ¿cómo logran los inversores en empresas de base tecnológica crear una cartera equilibrada? ¿Qué ventajas tiene la diversificación? ¿Por qué las plataformas de equity crowdfunding como The Crowd Angel favorecen esta estrategia? Respondemos a todas estas dudas.

Las ventajas de la diversificación

Los inversores que deciden apostar pequeñas cantidades en varias startups en lugar de jugárselo todo a una misma carta disfrutan de varias ventajas:

  • Reparten el riesgo. Como hemos comentado, la principal razón para diversificar es evitar el riesgo de apostar todas las papeletas a una empresa determinada. Por ejemplo, si has invertido todo tu capital en una startup y tus acciones pierden el 50 % de su valor durante un año, has perdido la mitad del valor de tu cartera. Sin embargo, si esa inversión solo representaba el 3 % de tu portfolio, el mal rumbo de esa empresa no te afectará demasiado.
  • Aumentan sus oportunidades de inversión. Evitar perder dinero invirtiendo en una startup no es la única razón por la que diversificar la cartera de inversión es una buena estrategia. También se ha de ver la diversificación como una oportunidad para entrar a formar de otras empresas cuyas acciones pueden revalorizarse y que incluso pueden llegar al ansiado exit y proporcionar un satisfactorio retorno económico.
  • Afrontan mejor la dilución. Como ya te hemos explicado, la dilución es la pérdida de una parte del porcentaje accionarial de un determinado inversor cuando se incorporan nuevos socios al proyecto en una ampliación de capital. Eso sí, antes de que se cierre la ronda de financiación, los antiguos inversores pueden decantarse por asumir la dilución o por comprar las acciones proporcionales para que su trozo de pastel no se vea mermado.

Sin embargo, la dilución, además de ser inevitable en muchos casos (un inversor particular no tiene la capacidad inversora de un fondo de venture capital), no es necesariamente negativa. Si el inversor decide aportar financiación a otras empresas en lugar de inyectar más capital a la anterior, puede salir igualmente beneficiado. En el caso de que la primera compañía pierda valor, su pérdida en particular no será aún mayor. Por el contrario, si marcha bien, verá revalorizadas sus acciones, y, con suerte, también recibirá buenas nuevas del resto de sus participadas.

Processed with VSCO with hb2 preset

¿Cómo diversifican los inversores?

Como ya hemos comentado, la diversificación es una estrategia habitual entre los inversores, tanto entre los business angels como entre los fondos de venture capital. En España, según los últimos datos de la Asociación Española de Business Angels, el 68 % de los inversores privados selecciona entre uno y cinco proyectos al año en los que invertir. Además, el 85,1 % busca invertir un máximo de 50.000 euros en una compañía, por lo que no arriesgan demasiado dinero en un solo proyecto. En líneas generales, los business angels reputados recomiendan invertir en un mínimo de diez empresas tras estudiar sus indicadores.

De igual forma, aunque los fondos de venture capital aportan cantidades mucho más elevadas en cada startup (si bien en España el 88,4 % del número total de inversiones de capital privado no superaron los cinco millones de euros en 2016), también tienden a diversificar su cartera. De ese trabajo se encargan los general partners, que constituyen la cartera de inversión del fondo y se implican en la gestión del capital de los limited partners.

Cabe destacar que el objetivo de la diversificación no es exclusivamente invertir en varias empresas seleccionadas al azar, sino que es necesario analizar con criterio qué piezas del puzle elegir. El fin último será tener un portfolio formado por proyectos que se complementen entre sí para que esté equilibrado. En este sentido, algunos inversores optan por participar en startups dedicadas a diferentes sectores (reparto a domicilio, drones, inteligencia artificial… ) para no centrar su actividad inversora en un solo sector que pueda tambalearse en el futuro ni tampoco obviar otros que lleguen a estar en auge.

Como hemos comentado anteriormente, algunos inversores no solo siguen una estrategia de diversificación invirtiendo en proyectos emprendedores, sino que además pueden adquirir, por ejemplo, participaciones en otras empresas o en fondos de renta fija.

Además, hay quien opta por la diversificación geográfica (invertir en empresas situadas en varios países para no sufrir las consecuencias negativas de que, por ejemplo, haya una crisis política o económica en un determinado país) o temporal (invertir en diferentes periodos para evitar los efectos de una de esas crisis).

Crea una cartera diversificada con The Crowd Angel

No solo los business angels y los fondos de venture capital pueden tener una cartera diversificada. Todos los inversores que decidan apostar por empresas de reciente creación a través de The Crowd Angel pueden crear su propia cartera diversificada y equilibrada. Todas las operaciones se dividen en tickets de 3.000 euros y se ofrece a los usuarios la posibilidad de adquirir tantos como deseen.

Así, pueden invertir una cantidad modesta de dinero en las diferentes startups que ofrece la plataforma y mitigar ese riesgo del que hablábamos. Además, las empresas propuestas ya han sido estudiadas por un equipo de analistas y un despacho de abogados independiente realiza la due dilligence (una investigación formal antes de cerrar la operación), por lo que la calidad del proyecto ya ha sido examinada. De esta forma, cualquier usuario puede tener su propia cartera equilibrada como los grandes inversores.