Así se planean y se cierran las rondas de inversión con The Crowd Angel

Una vez los fundadores de una startup deciden dar un paso más en el desarrollo de su negocio y que, para ello, necesitan contar con más fondos, llega el momento de iniciar el camino que les llevará a captar los recursos económicos que precisan para seguir creciendo. Si bien solemos referirnos a las rondas de inversión o captaciones de capital externo en el ecosistema emprendedor sin hacer referencia a los detalles del proceso, lo cierto es que se suceden diferentes pasos indispensables para que la operación se haga efectiva.

Aunque puede que sean los propios inversores quienes entren en contacto con el proyecto a través de eventos sectoriales, aceleradoras o incubadoras, suelen ser los responsables de la empresa quienes realizan los primeros acercamientos —al fin y al cabo, son los verdaderos interesados en levantar nuevas rondas de financiación—.

Así, uno de los primeros factores que tienen en cuenta los inversores a la hora de seleccionar una startup es el motivo por el que busca financiación. En The Crowd Angel, al igual que en otros muchos casos, suelen descartarse aquellas empresas que necesitan capital para compensar grandes pérdidas económicas —un indicativo de una gestión deficiente—, mientras que sí pasarán el filtro inicial de nuestros expertos aquellas que requieren fondos para acelerar su crecimiento o para hacer posible un proyecto concreto, como la internacionalización de su actividad.

Los primeros análisis del proyecto

Antes de ponerse en contacto con los inversores que participen en nuevas rondas de inversión, los emprendedores deben preparar todos los detalles sobre la startup que previsiblemente les exigirán. Entre estas fuentes de información iniciales se incluye el pitch deck, una especie de presentación básica sobre el proyecto (describe el producto, el modelo de negocio, las principales métricas, etc.), y un plan financiero que recoja las razones por las que buscan capital, la cantidad que requieren, en qué van a emplear ese dinero y los plazos que estiman para cumplir los objetivos que esperan alcanzar.

Los inversores, entre los que se incluye The Crowd Angel, suelen recibir y analizar los pitch deck como la carta de presentación de las empresas. Puesto que no siempre se dispone del tiempo ni los recursos suficientes para estudiar todo el abanico de proyectos, un factor que puede hacer destacar algunos por encima de otros es que vengan acompañados de las referencias de otros inversores que ya conozcan su trayectoria y la valoren positivamente.

Una vez recibida esta documentación básica, el equipo de nuestra plataforma de equity crowdfunding realiza un primer filtro evaluando si el proyecto es interesante y si cumple con una serie de requisitos mínimos: que sea una empresa constituida, que el producto esté ya en el mercado —al menos seis meses para que existan datos de facturación y métricas— para poder evaluar si funciona y que cuente con un equipo aparte de los fundadores.

Si una startup recibe el visto bueno, se organiza una primera reunión presencial con los emprendedores donde se les explica el funcionamiento del modelo de financiación de The Crowd Angel y se les preguntará por más información y detalles sobre la startup que permitan evaluar a fondo la inversión.

Solo si tras ese encuentro inicial se considera que tiene sentido lanzar la ronda a través de la plataforma se les pedirá a los responsables del proyecto nuevos datos: la documentación referente a su trayectoria financiera hasta la fecha y la previsión para los próximos tres años, las métricas clave de acuerdo a su modelo de negocio y la cap table (que describe la estructura societaria de la empresa y si ya ha tenido rondas anteriores). Con todo ello, se realizará un nuevo análisis más exhaustivo y cuantitativo de la compañía.

El proceso continúa con la celebración de otra ronda de reuniones o conversaciones para resolver cualquier posible duda con el objetivo de entender al dedillo la esencia y el funcionamiento de la startup.

Las negociaciones: el pacto socios

Una vez se han completado los análisis y se ha aprobado el proyecto, el siguiente paso es la negociación del pacto de socios, el contrato donde se estipulan las obligaciones y derechos de emprendedores e inversores y que protege a estos últimos en las rondas de inversión. Aunque The Crowd Angel trabaja con documentos estandarizados, con lo que no existe margen para demasiadas variaciones, siempre pueden ajustarse ciertos puntos según la situación particular de las startups.

Cuando se ha llegado a un pacto con los emprendedores, se firmará un documento denominado acuerdo de distribución de la inversión. Se trata, básicamente, de un contrato comercial entre The Crowd Angel y la empresa en el que se establecen las condiciones de la ronda de inversión, la valoración, los plazos y todos los detalles de la operación, todo ello negociado y cerrado con anterioridad entre ambas partes.

En este punto también deberá tenerse en cuenta si en la ronda participan otros inversores individuales, business angels o fondos de capital riesgo que coinviertan junto con The Crowd Angel, ya que nuestra plataforma de equity crowdfunding es la única de su clase que lleva a cabo operaciones contando con otros actores.

Así, los profesionales de The Crowd Angel prestarán después apoyo a los emprendedores para diseñar la presentación que publicaremos junto con la campaña de financiación en la web —más extensa y detallada que el pitch deck inicial—y a la que tendrán acceso los inversores o crowd angels para decidir si quieren comprar participaciones en la startup.

Paralelamente, el equipo de fundraising de la plataforma trabajará con los responsables del proyecto para desarrollar la campaña de visibilidad. Esta comprende la estrategia y acciones de comunicación que se llevarán a cabo antes y durante el periodo que la empresa permanezca publicada en la plataforma para dar a conocer la compañía y conseguir que se alcance el objetivo de financiación lo más rápido posible.

Formalización de las rondas de inversión

Tras ultimar todos estos preparativos necesarios antes de las rondas de inversión, tendrá lugar el lanzamiento de la campaña de financiación a través de nuestra plataforma de equity crowdfunding. A partir de entonces, los inversores tienen la posibilidad de entrar en la misma y adquirir las participaciones que deseen empleando tickets de 3.000 euros. Además, pueden preguntar todas sus dudas a los emprendedores a partir de un canal de comunicación habilitado para ello en la web.

Una vez se ha alcanzado el objetivo de financiación, comienza la tercera fase del proceso o formalización de la operación. Esta comprende tres acciones fundamentales. Una de ellas consiste en la realización de una due diligence financiera, legal, fiscal y laboral por parte de un tercero designado por The Crowd Angel para asegurar que no hay ningún problema de este tipo (deudas, litigios, etc.). Esta investigación corre a cargo de los emprendedores, por lo que solo se lleva a cabo una vez se ha recaudado el dinero.

Simultáneamente, los crowd angels que hayan comprado tickets procederán a la firma de dos acuerdos: el pacto de socios previamente negociado y el contrato de sindicación, un documento que establece la estructura con la que se realiza la inversión a través de The Crowd Angel y se constituye el accionariado.

Aunque el proceso detrás de las rondas de inversión termina en este punto, lo cierto es que, una vez completada y formalizada, se inicia una nueva fase que consiste en el seguimiento de la inversión.

Así, tras la operación y a diferencia de lo que ocurre con otras plataformas, The Crowd Angel actúa de forma parecida a un venture capital. Nuestro equipo de profesionales no solo se encarga de facilitar y hacer efectiva la transacción, sino que entra en el consejo de administración de las startups, actúa de intermediario entre los crowd angels y los emprendedores y acompaña a estos últimos para ayudarles a avanzar y buscar nuevas fuentes de capital que les permitan seguir creciendo en el futuro.