Seguimiento de las inversiones: cuándo y cómo vigilar a las ‘startups’

Encontrar los mejores proyectos de negocio en los que invertir, esto es, los más innovadores y con un mayor potencial de crecimiento, es una tarea que requiere dedicación y para la que conviene tener experiencia en el universo de las startups. Como ya te hemos explicado, existen diferentes parámetros en los que los inversores pueden fijarse para evaluar el rendimiento de una empresa, incluidos tanto métricas e indicadores como criterios más bien subjetivos.

Una vez seleccionada la compañía según los gustos y necesidades del inversor o fondo e inyectado el capital, solo queda esperar a que la ronda salga adelante y se haga efectiva. Pero la labor de los inversores no acaba con la llegada del dinero a manos de los emprendedores.

Como es lógico, para que sus aportaciones económicas no caigan en saco roto, los inversores deben un seguimiento de las inversiones en las startups por las que han apostado para estudiar su crecimiento, asegurarse de que se hace un buen uso del capital y poder subsanar a tiempo posibles errores. En algunos casos lo hacen directamente como miembros del consejo de dirección de la misma —en The Crowd Angel, uno o dos de nuestros inversores se convierten en consejeros— pero, en otros, realizan esta labor de vigilancia desde fuera.

Conocer el progreso de las compañías invertidas es la única forma de mantener un portfolio equilibrado y saludable y evitar sustos que podrían llegar cuando ya es demasiado tarde.

¿Qué información es relevante?

Para cumplir con este requerimiento, los emprendedores deben proporcionar a sus inversores actualizaciones regulares del estado de la startup, una exigencia que, en general, viene estipulada en el acuerdo inicial firmado por ambas partes. Deben informar sobre los progresos de la compañía, sobre posibles cambios en el equipo, sobre las novedades importantes en el sector, sobre escollos o retos de negocio y sobre nuevas rondas o exits.

Como en las evaluaciones iniciales, a la hora de realizar el seguimiento de las inversiones se tienen en cuenta diferentes métricas e indicadores claves para examinar el crecimiento de una empresa joven. Sin embargo, no siempre se analizan las mismas. Las métricas más importantes en cada caso dependen de diversos factores, como el tipo de empresa del que se trate (no es lo mismo un ecommerce que una aplicación de reparto a domicilio), de la etapa de crecimiento en la que se encuentre y de los intereses del inversor.  

Pero, más allá de estas particularidades, existen algunas métricas básicas para estudiar la evolución de cualquier startup. En cuanto al volumen de usuarios, las siguientes son especialmente relevantes:

  •    Número de usuarios. De tratarse de una aplicación, el aumento de las cifras de descargas o del número de usuarios indican un aumento de su repercusión, algo positivo para el negocio. También es importante la activación, es decir, el porcentaje de usuarios registrados respecto al volumen de interesados que representan clientes potenciales.
  •    Retención. Esta variable responde a una pregunta: ¿son activos los usuarios de la app o solo se registran? Para contestar, se tienen en cuenta cifras como el número de usuarios activos al día o cuánto tiempo pasan en la herramienta.
  •    Conversión. Esta métrica revela si la empresa está realmente monetizando el producto, ya que cuantifica la cantidad de clientes que gastan dinero en una plataforma respecto al volumen de usuarios adquiridos. Si todo marcha bien, esta cifra debería ir aumentando poco a poco, mientras que el churn rate (la tasa con la que pierde clientes) debería ir a menos o, al menos, ser compensada por la captación de nuevos usuarios.

Otros indicadores son importantes para evaluar si el modelo de negocio está funcionando y la empresa progresa correctamente en términos económicos, es decir, si está ganando dinero y lo está gastando en cantidades adecuadas. En este sentido, podemos destacar los siguientes:

  •    Información financiera básica. La facturación, ingresos, gastos, márgenes de beneficios y pérdidas son números sobre los que los emprendedores deben mantener al tanto a sus inversores.   
  •    Coste de adquisición de cliente. Este indicador revela cuánto dinero cuesta de media a la startup atraer a un nuevo cliente en un periodo de tiempo determinado. A medida que aumenta su popularidad, esta cifra debería disminuir, ya que se calcula dividiendo todo el dinero invertido en la captación de clientes entre el número de clientes conseguidos.
  •    Burn rate. Se trata de una métrica fundamental, pues mide el consumo de caja mensual de la empresa. Vigilar las variaciones en este indicador permitirá a los inversores conocer la velocidad a la que los responsables de una startup están gastando el capital que le han inyectado.

¿Cada cuánto tiempo conviene actualizar la información?

Una vez se ha cerrado la ronda, es conveniente mantener una estrecha relación de comunicación entre los inversores o al menos un representante de estos (cuando se trata de una sociedad) y los emprendedores. La periodicidad con que debe producirse el contacto o intercambio de información será acordada por ambas partes, aunque, normalmente, suele oscilar entre una vez al mes y una al trimestre.

La frecuencia aumentará con la cantidad que se haya aportado y, por ende, con el riesgo que lleve asociada la aportación de capital. Es lógico que los inversores quieran hacer un seguimiento de las inversiones para saber si los proyectos que forman parte de su cartera evolucionan de la manera y con la rentabilidad esperadas, para lo que revisarán las métricas de la startup y comprobarán que se están cumpliendo la hoja de ruta y los objetivos fijados en el plan de negocio.

Pero que permanezcan atentos y participen en las decisiones no se traduce en que se muestren siempre inflexibles. Es normal que durante las diferentes etapas del desarrollo de una compañía se produzcan altibajos o cambios, pero es importante preverlos y reaccionar a tiempo.

En caso de que se plantee una desviación demasiado drástica o no se cumplan las expectativas, los inversores pueden pedir explicaciones a los fundadores de la compañía y establecer un diálogo para decidir si hay que hacer alguna modificación en el plan de negocio, en los objetivos o en la estrategia de crecimiento y evaluar si el giro de timón pone en riesgo su participación en la empresa. Aunque también puede realizarse una revisión si alcanza de sobra el valor de las métricas estipulado.

Asimismo, en el caso de que se produzca una ampliación de capital, el inversor deberá tener en cuenta la nueva valoración de la compañía, que puede revalorizar su inversión, pero también que la entrada de nuevos inversores puede suponer su dilución. Por otro lado, los exits, como las salidas al mercado alternativo bursátil de una startup, pueden traducirse en una revalorización de las acciones y eventos de liquidez.

Los inversores de The Crowd Angel pueden consultar trimestralmente los informes de seguimiento que emite la plataforma para aportar datos sobre la evolución de la compañía y el cumplimiento de los objetivos. Además, los crowd angels tienen acceso a una ficha en su perfil de inversor donde pueden consultar los detalles de la empresa siempre que lo deseen. Para asegurarse que todo marcha como es debido, el equipo de The Crowd Angel garantiza el seguimiento de las startups participadas hasta el momento en que se produce la desinversión.