Casos de éxito de The Crowd Angel: Glovo

La startup española Glovo inició su andadura a finales del 2014 en Barcelona. Sus dos fundadores, los emprendedores Sacha Michaud y Óscar Pierre, hacían realidad una idea que llevaba tiempo rondándoles la cabeza: crear una aplicación cuyos usuarios pudieran pedir cualquier tipo de producto a domicilio.  

Dos años después, la empresa y sus característicos repartidores están presentes en varias ciudades españolas –Valencia, Zaragoza, Madrid y Málaga, la última en incorporarse a la lista– y ya ha iniciado su expansión internacional con sedes en Francia e Italia. Su modelo de negocio se basa en las alianzas con comercios locales y, desde hace poco, con cadenas que carecen de servicio a domicilio como McDonald’s.

Una prueba de que se trata de uno de los proyectos más prometedores de los últimos años es la entrada de Seaya Ventures y que hayan incluido a Óscar Pierre en la lista Forbes 30 under 30.

Sin embargo, antes de que el nombre de Glovo fuera tan sonado y su éxito se convirtiera en evidencia, tanto el equipo como los inversores de The Crowd Angel ya se habían percatado de la calidad de la idea, el proyecto y el equipo que los respalda. La empresa es uno de los grandes éxitos de nuestra plataforma de equity crowfunding, cuyo impulso no solo ha contribuido al crecimiento de la startup por la vía económica, sino también del lado del desarrollo de negocio y la difusión.

La primera impresión cuenta

Solo el 1 % de los proyectos que llega a The Crowd Angel pasa la estricta criba de nuestros expertos y es elegido para presentárselo a nuestros inversores. Desde el principio, encontramos muchos aspectos de Glovo que encajaban en los parámetros de selección y que convertían la iniciativa en una tormenta perfecta en el cielo emprendedor.

Por un lado, el equipo fundador demostró su arrojo y su capacidad para sacar adelante el proyecto. Mientras que Pierre había estado implicado en la empresa desde los comienzos, el experimentado Machaud, su mentor en la aceleradora Conector, se subió al barco después de comprobar las capacidades de su posterior compañero, que inició el periplo con tan solo 23 años. Por otro lado, el hecho de que proviniera de una aceleradora de renombre fue otro de los factores que influyeron en su aceptación.

El enfoque que los fundadores le dieron al proyecto era el adecuado, como demostraba el crecimiento exponencial evidente desde el inicio. Además, se trataba de una idea innovadora y disruptiva en un área que en el 2015 estaba en pleno despegue, el de la economía colaborativa. A pesar de que había otras empresas apuntando en la misma dirección y con unas métricas mejores por aquel entonces, Glovo nos pareció la mejor opción y comenzamos los preparativos para sacar adelante la ronda en la plataforma.

Pioneros en la financiación

Una vez seleccionados, el siguiente paso para los proyectos elegidos por The Crowd Angel consiste en presentárselos a los inversores de la plataforma. En el caso de Glovo, durante los primeros días la posibilidad de adquirir participaciones en la empresa estuvo disponible únicamente para los inversores de la plataforma, los que ya habían invertido con nosotros en alguna ocasión. Esta exclusividad se mantuvo durante una semana, tiempo en el que se consiguió recaudar algo más de la mitad del total reunido en toda la campaña.

Después, el proyecto se abrió a todo aquel que quisiera hacerse con participaciones; en cinco días se cerró el resto de la inversión, hasta llegar hasta los 312.000 euros que se habían fijado previamente como techo de inversión –para cada proyecto se establece un objetivo de financiación a partir del que se fija un mínimo que debe alcanzarse para que se haga efectiva la financiación y un máximo en el cual se cierra el proceso–. El número de crowd angels que participaron ascendió a 61. El éxito fue tal que, incluso después de haber concluido la campaña, seguimos recibiendo peticiones de inversión por parte de muchos interesados.

La velocidad con la que se reunió la financiación (once días en total) y la cantidad recaudada, una parte importante de una ronda mayor que alcanzaría el millón y medio de euros, convirtieron al proyecto en uno de los récords de The Crowd Angel. Desde entonces, aquellos de nuestros los inversores que adquirieron derechos de adquisición preferente en la empresa han continuado aportando dinero en rondas siguientes a través del vehículo de inversión creado en 2015. A día de hoy, estos socios han contribuido con más de 800.000 euros al proyecto.

Beneficios de crecer con The Crowd Angel

Normalmente, dos personas pasan a formar parte del consejo asesor de las empresas participadas por los inversores de nuestra plataforma de equity crowfunding: uno de ellos actúa como consejero y otro es un miembro del equipo de The Crowd Angel, que asesora al primero y apoya al equipo de la empresa. Sin embargo, en el caso de Glovo, solo entró en el consejo asesor un responsable del equipo de nuestra plataforma, dedicado durante estos años a guiar a los emprendedores, ayudándolos a crecer a nivel estratégico.

Por otra parte, más allá del evidente beneficio económico, obtener inversión a través de nuestra plataforma tiene múltiples ventajas. Una de ellas es que una ronda da visibilidad a proyectos incipientes que, como Glovo, solo llevan unos meses funcionando y, por tanto, aún no tienen demasiados clientes ni hay muchas personas que estén familiarizadas con ellos. Nuestra comunidad de inversores recibe correos electrónicos explicando los detalles de la compañía, un paso que contribuye a aumentar tanto la cantidad de interesados en el proyecto como el número de usuarios potenciales.

Los mismos inversores actúan también como embajadores de la compañía, pues posiblemente hablen de ella o de sus servicios a sus familiares y amigos e incluso en otros círculos de inversión. Una campaña de equity crowfunding en una etapa tan temprana tiene un efecto notable a nivel de usuarios, como han podido comprobar las empresas que ya han contado con el apoyo de nuestros inversores y del equipo de The Crowd Angel.

El de Glovo es solo un ejemplo tanto del éxito que puede alcanzar un proyecto en nuestra plataforma y sus beneficios para inversores y emprendedores, como de la habilidad y experiencia de nuestro equipo a la hora de seleccionar las iniciativas más prometedoras.