Casos de éxito de the Crowd Angel: Mabrian

Es un mito que solo las startups con productos destinados al consumidor de a pie, como los repartos de Glovo o las scooters eléctricas de Yugo, resultan atractivos para el inversor que apuesta por The Crowd Angel para sacar partido a sus ahorros. Por supuesto que este tipo de proyectos suscitan rápido interés por lo sencillo que resulta comprobar su utilidad (no hay más que descargar la ‘app’ y comenzar a probarla), pero hay otra clase de compañías más puramente tecnológicas, que venden un producto B2B (para empresas) al que no puede acceder el común de los mortales, que también han conseguido conquistar a los interesados en el equity crowdfunding.

Es el caso de Mabrian, una startup menorquina que en 2017 recaudó a través de The Crowd Angel un total de 239.000 euros, aportados por 55 inversores en poco más de dos semanas, como parte de ronda de casi 400.000 en la que también participó un grupo de business angels de la isla. No solo la campaña fue un éxito, sino que desde entonces no han dejado de crecer.

Lo que hace especial a esta empresa frente a otras que han pasado por The Crowd Angel es, como anticipábamos, lo técnico de su herramienta y el nicho de mercado al que se encuentra dirigida. Se trata de un sofisticado software que, a día de hoy, tras una evolución muy rápida fruto del trabajo del equipo y una serie de acertadas alianzas, aúna lo mejor del big data y la inteligencia artificial para ofrecer toda una plataforma de inteligencia al sector del turismo que permite identificar, medir y predecir dinámicas turísticas a escala global.

La herramienta de Mabrian permite a los distintos actores del sector complementar los tradicionales y limitados métodos de recopilación de datos (encuestas, estadísticas…) con información constantemente actualizada y mucho más al detalle proveniente de diversas fuentes. Y es precisamente esa superposición de diferentes capas de datos, tanto transaccionales como de comportamiento, lo que permite dibujar un retrato de la actividad turística tan completo y fidedigno como el que es capaz de hacer esta startup.

Gracias a esta plataforma, los usuarios de Mabrian saben lo que está sucediendo en cada destino turístico concreto en tiempo real, como si dispusieran de un profundo estudio de mercado que se actualiza a cada instante y cuya muestra es increíblemente grande: miles de millones de usuarios de redes sociales, miles de millones de viajeros que buscan vuelos u hoteles en todo el mundo, cientos de millones de reseñas en webs como TripAdvisor o Booking, cientos de millones de usuarios de tarjetas de crédito… En definitiva, un inmenso océano de datos que Mabrian no solo pone a disposición de sus clientes, sino que gracias a sus algoritmos transforma en conocimiento útil para mejorar la toma de decisiones.

Son muchos los actores a los que interesa tal información, desde los propios destinos (organismos a cargo de la promoción turística en ciudades, regiones o países) hasta los hoteles, agencias de viaje y turoperadores o las agencias de marketing. Con Mabrian pueden descubrir, entre otras muchas cosas, qué productos y atractivos turísticos generan un mayor interés, cómo y cuándo busca la gente vuelos y hoteles, en qué momento los reserva realmente, a qué precios, cuál es el grado de satisfacción de los visitantes con el destino, por dónde se mueven o incluso en qué se gastan su dinero.

Esto permite a los gestores de los destinos turísticos, que se enfrentan a grandes retos para mejorar su competitividad en un entorno cambiante y altamente exigente, entender el comportamiento y las preferencias de cada mercado, atraer nuevos turistas y de mayor calidad, segmentar con más precisión su oferta y su comunicación, identificar nuevos nichos y oportunidades de negocio y, en definitiva, rentabilizar mejor sus inversiones.

Y todo esto es posible gracias a la increíble evolución que el software de Mabrian ha experimentado en tiempo récord. La empresa, que se fundó en 2013 como SocialVane, cambió de nombre en 2016 cuando logró desarrollar la primera plataforma de big data para el sector turístico capaz de cubrir el 100 % del ciclo del viaje (lo que ellos llaman Full Cycle Travel Analytics). Aquella versión del algoritmo era básicamente un motor que buscaba información sobre los destinos en las redes sociales y la recopilaba.

A partir de lo que los propios turistas publicaban en Twitter o Facebook, la herramienta podía averiguar a qué lugares habían viajado, qué monumentos o atracciones habían visitado allí o qué les había gustado y qué no (mediante técnicas de análisis del sentimiento). El producto era tan bueno que pronto llegaron a un acuerdo con uno de los principales GMS (siglas de Global Distribution System, como se conoce a las grandes bases de datos de hoteles, vuelos, trenes, coches de alquiler y otros servicios que permiten a las agencias y comparadores vender productos de un sinfín de empresas) para obtener su información y cruzarla con la que ya estaban recopilando.

Así, a los datos procedentes de las redes sociales se sumaba una capa de información transaccional (de dónde vienen los turistas, a qué precio reservan los hoteles o los vuelos, cuándo lo hacen…) que, al combinarse, permitía sacar nuevas e interesantes conclusiones. Y era en ese punto en el que estaba la empresa cuando decidió buscar financiación, y lo logró, a través de The Crowd Angel.

El crecimiento ha sido imparable desde entonces. No solo han superado el umbral de rentabilidad (break-even) y han mejorado su herramienta a nivel técnico incorporando técnicas de inteligencia artificial, machine learning y modelos predictivos que permiten anticipar con hasta casi un año de margen cuál será la foto del turismo en un lugar concreto, sino que además se ha añadido una valiosa capa de información gracias al más reciente socio de Mabrian, el gigante Mastercard. Ahora la plataforma también permite saber en qué se gastan su dinero los turistas cuando están en el destino (por supuesto, de manera agregada: para garantizar la privacidad de cada individuo, no se identifican personas concretas, sino agrupaciones y tendencias).

El frenético ritmo de innovación de Mabrian no solo ha servido ya para que clientes como los gestores turísticos de Barcelona, Salou, Benidorm, Sevilla, Valencia, Cuba, Milán o Colombia hayan confiado en su producto, sino también para obtener reconocimientos como el premio a la mejor herramienta de Marketing y Ventas en los Smart Destinations Awards en FITUR 2018.

Unos éxitos que son también los de los 55 inversores de The Crowd Angel que, sin duda, acertaron al apostar por una de esas startups algo más complicadas, de perfil técnico y B2B, que algunos se empeñan en decir que no son tan atractivas para los que se interesan por el equity crowdfunding. Mabrian y todos aquellos que la respaldaron son la mejor prueba de que se equivocan.