Cómo ganar dinero invirtiendo en startups

Ya sea un business angel, el socio de un Venture Capital o el usuario de una plataforma de Equity Crowdfunding como The Crowd Angel, cuando un inversor decide apostar por una startup siempre tiene el mismo objetivo: rentabilizar la inversión.

Aunque hay muchas formas de ganar dinero según el rumbo y la evolución de la empresa, se suele hablar del exit de los inversores para referirse a algunas de las más comunes: la venta de sus participaciones, la adquisición de la startup por parte de otra compañía o la salida a bolsa (menos frecuente en el ecosistema emprendedor español). Resolvemos todas tus dudas sobre el crucial momento en que un inversor cierra el ciclo con una startup.

Estrategias para rentabilizar tu inversión

    • Fusión y adquisición. Muchas startups acaban fusionándose o siendo compradas por otras del mismo sector que desean quedarse con su equipo (las famosas acqui-hires), su know-how o su parte del mercado. Aunque no es recomendable que el emprendedor base su estrategia en vender la compañía en lugar de hacerla rentable, si logra llegar a un buen acuerdo con el comprador puede generar unos rendimientos muy altos para los inversores.
    • Salida a bolsa. Twitter, Facebook o Snapchat son algunas de las compañías tecnológicas estadounidenses que han salido a bolsa en los últimos tiempos. Sin embargo, en España es una alternativa poco popular (eDreams, uno de los escasos ejemplos, salió a bolsa 15 años después de su fundación). No en vano, hay que contar con un capital mínimo de 1.202.025 euros, se deben haber obtenido unos beneficios mínimos en los dos últimos ejercicios y además todas las cuentas comenzarán a ser públicas. El sonado fraude de Gowex (años después de salir al Mercado Alternativo Bursátil, se descubrió que su consejero delegado había falseado las cuentas), sentó también un mal precedente en España.
    • Liquidación. Como hemos comentado, la inversión en startups es una actividad de alto riesgo y, desgraciadamente, no siempre sale bien. Algunas compañías se ven obligadas a cerrar y los inversores pueden perder el dinero que habían apostado. Por ello, estudiar cuidadosamente las startups antes de seleccionarlas y tener una cartera diversificada (dos de las ventajas que ofrece The Crowd Angel) es especialmente importante.
    • Recompra por los fundadores. En ocasiones, los emprendedores de una startup desean tomar de nuevo el control de la compañía. Por ejemplo, sus intereses pueden ser diferentes a los de sus inversores y quieren crecer a un ritmo más pausado. Para conseguirlo, pueden recomprar las acciones y todos obtendrán algo a cambio: los inversores reciben algo de rendimiento de la inversión y los fundadores dirigen su barco de nuevo.
    • Venta de acciones. Al igual que en el caso anterior, los inversores pueden vender sus participaciones, aunque no necesariamente al fundador de la empresa, para percibir algo de rendimiento de la inversión. En The Crowd Angel, debido a la legislación actual, no podemos ofrecer liquidez. No obstante, los contratos han sido redactados de manera que no limitan ni impiden la transmisibilidad de las participaciones.
    • El reparto de dividendos. Además de la salida del capital de la empresa a través de las anteriores estrategias, esta es otra forma de rentabilizar la inversión. Aunque repartir periódicamente los beneficios entre los inversores es habitual en la mayoría de las empresas, no es lo común en las tecnológicas, que generalmente reinvierten los beneficios y buscan más el exit que cualquier otra cosa. 

 

Algunos datos sobre los ‘exits’

Recientemente, la firma CBS Insights publicó un informe sobre los exits de las compañías tecnológicas en 2016 a nivel global. De él podemos extraer algunas conclusiones.

    • Hay más adquisiciones que salidas a bolsa. Según CBS Insights, se produjeron más de 3.358 exits el año pasado: 3.260 fueron fusiones y adquisiciones y 90 estuvieron protagonizados por compañías que salieron a bolsa. Un dato que supone un descenso de solo el 4 % respecto a 2015, por lo que podemos decir que el número de exits se mantiene.
    • No hace falta ser un unicornio para llegar al exit. Los unicornios (startups valoradas en más de 1.000 millones de dólares) solo supusieron el 4 % de los exits respecto del total. Ahora bien, aquellas que consiguen llegar a esa valoración, son compradas o salen a bolsa antes: hubo un incremento del 50 % de exits entre los unicornios el año pasado (18 frente a 12 en 2015).
    • Los exits suelen producirse sin cerrar la ronda de financiación B. El 44 % de de todos los exits tecnológicos son protagonizados por startups que no han pasado de la ronda de serie A y solo el 8 % han cerrado la ronda de financiación C o posteriores.
    • Google es el rey de las compras. El gigante de Mountain View encabeza la lista de compañías que han realizado más adquisiciones en 2016, con un total de 18. Le siguen Salesforce y Accenture.

 

Los ‘exits’ en España

    • ¿Cuántos hay? Hace unos meses, Startupxplore calculó que existían unas 3.000 startups en España. Según la firma de asesoramiento a emprendedores Ad & Law, solo el 1 % de las startups españolas están preparadas para dar ese salto. Como hemos comentado, las que lo hacen generalmente optan por la vía de la fusión o adquisición.
    • ¿Cuáles han sido los más importantes? La gran operación del pasado año en España fue sin duda la venta del outlet online Privalia al grupo francés Vente-Priveé por 500 millones de euros. También es destacable el caso de la plataforma de reventa de entradas Ticketbis, adquirida por eBay por 149 millones de euros. Este 2017 ha comenzado con dos ventas sonadas: la parcial de Habitissimo a la británica HomeServe (que se ha quedado con un 70 % de las acciones por más de 20 millones de euros) y la de Social Point a la estadounidense Take-Two por 230 millones.
    • ¿Cuánto tiempo han tardado? El fondo de venture capital K Fund ha realizado recientemente un exhaustivo análisis sobre los exits españoles de startups en los últimos años y ha descubierto que las empresas llegan a esa fase cada vez más pronto. Las fundadas entre 1995 y 2000 han tardado una media de 14 años en ser compradas; las creadas en el lustro siguiente, 10,5 años; y las nacidas entre 2005 y 2010, 7 años. En el caso de las mencionadas en el punto anterior, Privalia nació en 2006, Ticketbis en 2009, Habitissimo en ese mismo año y Social Point en 2008. Es decir, tenían alrededor de una década de vida.
    • ¿Quiénes han sido los compradores? No es lo habitual que una gran corporación española compre una startup patria (la adquisición de Tuenti por parte de Telefónica fue una de las pocas excepciones). Generalmente, son las empresas extranjeras las que se acaban quedando con las españolas, como se ha podido comprobar en los ejemplos anteriores.