Cómo invertir en startups

Las inversiones en startups están en auge, han dejado de ser una actividad limitada al ecosistema startup para ser una forma más de diversificar la cartera de grandes y pequeños inversores. A la hora de invertir en startups, los inversores han de buscar las mejores herramienta para hacerlo y seleccionar proyectos con alto potencial de crecimiento.  

 Ahora bien, ¿cuántos tipos de inversores hay y qué instrumentos utilizan para invertir? Si los resultados de la inversión dependen de la calidad de las oportunidades de inversión, ¿cómo puede un inversor conseguir un buen deal flow?

¿Cuántos tipos de inversores hay y de qué instrumentos disponen?

    • Business angels. Estos inversores particulares son fundamentales en el ecosistema de startups. Comienzan a invertir generalmente en la fase semilla de la empresa (cuando ya tiene un modelo de negocio definido y un producto terminado) y pueden llegar a involucrarse en la toma de decisiones de la startup. De hecho, su reputación puede ayudar a que la empresa haga nuevos contactos y consiga el apoyo de otros inversores. Algunos se unen con pequeños inversores para invertir en startups o en redes de business angels.El capital riesgo. Los fondos de capital riesgo (venture capital o VC) y las sociedades de capital riesgo invierten en las fases iniciales de una startup (aunque en ocasiones también en las fases de crecimiento) una cantidad determinada a cambio de un porcentaje de la empresa. Los socios o partners que gestionan la inversión financian proyectos con elevado potencial y riesgo con el objetivo de conseguir una alta rentabilidad de alguna de las startups de su porfolio.
    • Notas convertibles. Se trata de un instrumento de inversión que funciona como un préstamo a corto plazo que los inversores conceden a una startup en las primeras rondas de financiación. Similar a una deuda entre la empresa y el inversor. A cambio de su inyección de capital, el inversor obtendrá acciones preferentes de la compañía cuando cierre la siguiente ronda.Préstamos participativos. Se trata de un instrumento financiero a medio camino entre la inversión de capital riesgo (pues el prestamista no recupera su inversión si las cosas van mal) y el préstamo tradicional que ofrece, por ejemplo, un banco. Está sujeto al pago de un interés que puede ser variable (en base a los beneficios, el volumen de negocio…), fijo (con independencia de cómo evolucione la actividad) o una mezcla de ambos. En España es especialmente popular el programa Enisa, una iniciativa pública que ayuda a las compañías a financiarse mediante la emisión de este tipo de préstamos.
    • Equity crowdfunding. Se trata de una modalidad que simplifica el proceso de inversión en startups, permitiendo que los pequeños inversores puedan adquirir participaciones con pequeñas aportaciones en proyectos emprendedores de base tecnológica y con alto potencial de crecimiento a través de una plataforma. A esto precisamente se dedica The Crowd Angel. The Crowd Angel es un referente en España de este tipo de inversión. Destaca por haber aunado la flexibilidad del crowdfunding (aunque en lugar de mecenas que reciben recompensas, son inversores que se convierten en accionistas) con lo mejor de un venture capital: realiza un proceso de selección riguroso para ofrecer a los inversores la posibilidad de entrar en las mejores startups investment ready (es decir, proyectos con una estructura suficiente para ser invertidos).Las operaciones están divididas en tickets de 3.000 euros, permitiendo a los inversores minimizar el riesgo al crear una cartera diversificada de startups. Además, The Crowd Angel ha estandarizado los contratos que utilizan en la operación, entre ellos un pacto de socios para proteger a los inversores. De esa forma, ha logrado reinventar la figura del business angel: al igual que este, los inversores de The Crowd Angel deciden dónde quieren invertir, aunque se les facilita la tarea ofreciéndoles proyectos de calidad cuyo potencial ya ha sido analizado previamente.

Además de estas opciones, las startups pueden recurrir a las vías más tradicionales (financiación pública y bancaria) y a las family offices (empresas que gestionan el patrimonio de las familias realizando inversiones) que, aunque tradicionalmente se han centrado en invertir en empresas cotizadas y en sectores como el industrial o el inmobiliario, cada vez se están fijando más en las startups

¿Cómo mejorar el deal flow?

    • Seguir la pista de las aceleradoras. Distinguir los buenos proyectos en la fase presemilla, cuando la startup aún no tiene completamente definido su producto y necesita su primera inyección de capital, no es tarea sencilla. Por eso, las aceleradoras, que seleccionan algunas startups y se encargan de proporcionarles formación, mentorización y networking, pueden ser una buena referencia a la hora de echar el ojo a las mejores startups. Al fin y al cabo, identificar las mejores oportunidades de inversión es más fácil tras la primera criba de las aceleradoras, que ayudan a pulir el proyecto empresarial en sus inicios.
    • Darse a conocer presencialmente… El networking es fundamental para dar los primeros pasos como inversor. Acudir a los eventos para emprendedores, a los demo days de las aceleradoras en los que las startups presentan sus proyectos (e incluso ofrecerse como mentor a alguna de ellas) o a los meetups relacionados con el sector puede ayudar a que el inversor establezca contactos. Otra opción es formar parte de redes de business angels para que la unión haga la fuerza.
    • … y virtualmente. Tener una buena presencia online también puede ser de gran ayuda, ya que los emprendedores recurrirán a internet como primera vía para buscar inversores. Enterarse de todo lo que sucede en el panorama emprendedor (leer diariamente TechCrunch, las secciones de economía de los medios y prensa especializada o revisar los blogs de reconocidos inversores) es imprescindible para estar informado de las tendencias en el mundo del emprendimiento.Solo así un inversor podrá mejorar su presencia en internet aliándose con los mejores contactos en LinkedIn y aportando valor con su visión e ideas en esa y otras redes sociales. Escribir un blog (Medium es ahora la plataforma de referencia) también puede servir para darse a conocer.
    • Centrar tu presencia en un sector concreto. Solo algunos business angels veteranos consiguen convertirse en referencia para las empresas de todos los sectores. Así que, si estás dando tus primeros pasos como inversor, una buena opción es estar informado de todo lo que sucede en alguna de las áreas (comercio electrónico, agregadores, delivery…) en las que ya tengas experiencia previa, bien porque hayas emprendido tu propia aventura previamente o porque hayas trabajado en una empresa.Además, analizar cuidadosamente cuáles son las startups y los sectores que más van a dar que hablar próximamente (realidad virtual, drones, inteligencia artificial…) también puede ser un buen comienzo para centrar la actividad inversora. Eso sí, hay que tener en cuenta que es necesario diversificar la inversión para obtener rentabilidad, ya que se trata de operaciones de alto riesgo.
    • Apuesta por una plataforma de equity crowdfunding. Para los inversores que quieran comenzar a invertir en startups pero no puedan seguir todos los pasos anteriores o quieran complementarlos, darse de alta en una plataforma como The Crowd Angel es la mejor alternativa. Registrándose de forma gratuita, podrán acceder a operaciones ya filtradas y con un alto potencial de crecimiento de forma directa.Invirtiendo a través de esta plataforma, no tendrán que darse a conocer, sino simplemente elegir la startup por la que quieren apostar. Al disponer de una selección previamente estudiada por un equipo de expertos analistas, la plataforma se lo pone mucho más fácil al inversor, que de otra forma tendría que dedicar mucho tiempo (y dinero) a mejorar su deal flow para acceder a las mejores oportunidades.

 

Si quieres saber más sobre las inversiones en startups aquí te dejamos el artículo que el Director de Inversiores de The Crowd Angel escribió en Invertia.

Sobre el autor

Ana de la Vega ha desarrollado su carrera como experta en Marketing Digital en el mundo startup formando parte de empresas como Groupalia, Chicplace del grupo Antai, Nubelo y Holaluz.

Más allá del mundo startup ha participado en el proyecto de implementación de Analítica Digital de Inditex para sus 8 cadenas a nivel mundial y ha impartido clases de Analítica Digital en el Máster de Marketing Digital de la UCA y en el Postgrado de Growthhacking de IEBS.

Es licenciada en Lingüística por la UCA y Sorbonne Universtié con la especialidad de Lingüística Aplicada Computacional aplicada al posicionamiento en buscadores y se formó en Dirección de Marketing Digital en ESADE Barcelona.

Página del autor