¿Qué es el ‘carried interest’?

Business angels, fondos de capital riesgo, notas convertibles, préstamos participativos, equity crowdfundingNo hay una única forma de invertir en startups: el inversor que desea apostar por una empresa emergente tiene múltiples vías para hacerlo.

Si se decanta por un fondo, uno de los criterios que deberá tener en cuenta a la hora de elegir a cuál confía su dinero es la persona o grupo de personas que gestionará la cartera. Saber cuál es su track record como profesional le ayudará a determinar si sus ahorros están en buenas manos. Lógicamente, a cambio, ese gestor tendrá que cobrar unos honorarios.  

Ahora bien, ¿qué beneficios obtiene exactamente el gestor de un fondo de capital riesgo? ¿Y el encargado de llevar las riendas de una plataforma de financiación participativa? En caso de que te hayas planteado alguna vez estas cuestiones, hay un término que puede venirte muy bien conocer: el de carried interest, también conocido como carry.

La Revista Española de Capital Riesgo define el carried interest como la participación de los gestores de un fondo en las plusvalías resultantes de las operaciones realizadas por el mismo. Algo así como un porcentaje de los beneficios que obtenga el fondo que se llevarán por haber hecho bien su trabajo, más allá de la cifra que pudiera corresponderles por la inversión a título particular que hubieran realizado.

Del VC a las plataformas de financiación participativa

El concepto de carried interest comenzó a utilizarse en venture capital en los años 60, cuando las empresas de tecnología aún no había experimentado el boom de las últimas décadas. Ahora bien, para entender en qué consiste, primero hay que explicar las dos figuras fundamentales que intervienen en el funcionamiento de un fondo de capital riesgo. Normalmente, hay dos tipos de partners o socios:

  • Los limited partners (LP). Son los inversores que apuestan su dinero en un fondo de capital riesgo. Aunque son los que invierten la mayor parte del dinero, no tienen un papel en la gestión de fondo ni en la toma de decisiones.
  • Los general partners (GP). Desempeñan un papel activo. Construyen la cartera de inversión del fondo y gestionan todo lo que tiene que ver con el día a día de las operaciones.

¿Qué compensación obtiene el gestor del fondo (el general partner) a cambio de ese trabajo extra? Habitualmente, los general partners cobran dos tipos de comisiones por su trabajo.

  • Un management fee (comisión de gestión anual). Se trata de una comisión que permite cubrir los gastos operativos. Generalmente, es de un 2 % del tamaño del fondo. La cobran independientemente de los resultados, vaya bien o vaya mal.
  • El carried interest (carry, comisión de éxito, participación en beneficios o interés devengado). Una vez que se produce la desinversión o exit y se devuelve el dinero invertido y un retorno a los limited partners, los general partners les cobran una comisión de en torno a un 20 % de las plusvalías. Generalmente, se cobra al final de la vida del fondo.

El carry es, por tanto, una participación que obtiene el gestor del fondo sobre la rentabilidad que ha conseguido para los inversores. Una recompensa por su buena labor. En algunas ocasiones, no solo los general partners perciben ese carried interest, sino también los empleados de la propia compañía si así se determina.

Los general partners con más experiencia suelen diversificar la cartera de startups invertidas por el fondo y se marcan como meta obtener un buen interés para los inversores y para ellos mismos, en lugar de pensar a corto plazo en los management fees.

Aunque el equity crowdfunding es una modalidad diferente (los pequeños inversores seleccionan ellos mismos las startups en las que quieren invertir de entre las ofrecidas por la plataforma), imita en cierto modo el modelo de comisiones de un venture capital. Así, la plataforma puede hacer negocio principalmente de dos formas:

  • Comisiones para financiar la operación. Algunas plataformas pueden cobrar un porcentaje a los emprendedores y a los inversores después de que tenga lugar el cierre de la operación de inversión.
  • El carried interest. La plataforma devenga unos honorarios al emprendedor o al inversor cuando se produce la desinversión o exit, bien sea por la venta de participaciones o por la adquisición de la startup por parte de otra compañía.

Fijar el core business de la plataforma de financiación participativa en una u otra dirección influye determinantemente en su funcionamiento:

  • Las que cobren comisiones al cerrar una operación no estarán tan preocupadas porque las startups disponibles en su plataforma sean las mejores, ya que, al fin y al cabo, los exits no influyen de forma relevante en su negocio. Ganan dinero independientemente de los resultados. De esta forma, darán más importancia a tener un buen número de startups financiadas que a garantizar que la mayor parte de ellas terminen siendo un éxito.
  • Mientras tanto, la ambición de las que cobren carried interest sí será que la startup triunfe y los inversores obtengan rentabilidad. Al igual que en el caso de los venture capital, sus honorarios finales dependen de ello. De ahí que se prime el criterio de calidad por encima de la cantidad: la plataforma gana dinero si el inversor también lo gana.

Teniendo en cuenta esto, antes de invertir en una plataforma de financiación participativa, conviene que los inversores analicen los criterios que utiliza a la hora de seleccionar empresas y también los beneficios que obtiene por conectarlos con los emprendedores.

El caso de The Crowd Angel

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, The Crowd Angel funciona en muchos casos como un venture capital: realiza un riguroso proceso de selección para ofrecer a los inversores la posibilidad de invertir en las mejores startups investment ready. Además, al igual que los fondos de capital riesgo, también cobra el carried interest. Te explicamos la remuneración que percibe The Crowd Angel:

  • The Crowd Angel recibe unas comisiones a la hora de financiar la operación para cubrir gastos de estructura. En concreto, devenga unos horarios a cargo del emprendedor (un 6 % sobre el valor de la operación para estructurar y cerrar la operación, además de 4.000 euros anuales por el seguimiento) y a cargo del inversor (un 2 % sobre el capital invertido en el momento de la inversión en concepto de corretaje).
  • The Crowd Angel cobra un carried interest del 7,5 % sobre las plusvalías obtenidas por el inversor en el momento de la desinversión o de obtención de liquidez de la inversión de una empresa concreta.

Si quieres obtener más detalles sobre la remuneración que percibe The Crowd Angel, puedes consultar nuestros Términos y Condiciones.