Qué es el Equity Crowdfunding

Quien desee formar parte del ecosistema emprendedor, ayudando a que las startups crezcan en poco tiempo, dispone de numerosas formas de hacerlo. Una de ellas es invertir a través de una plataforma de equity crowdfunding como The Crowd Angel, lo que les permite minimizar el riesgo a la hora de apostar por empresas tecnológicas con alto potencial de crecimiento. Adquiriendo participaciones de 3.000 euros, pueden tener una cartera diversificada de inversiones.

Los que aún no se hayan sumergido en el mundo de las startups puede que todavía se pregunten qué distingue el equity crowdfunding y el crowdfunding, del que probablemente hayan oído hablar porque muchas de sus campañas han sido virales en los últimos años. Por eso, explicamos las notables diferencias entre ambas fórmulas y detallamos los motivos por los que The Crowd Angel se lo pone fácil a los inversores gracias a los profesionales que aportan garantías durante todo el proceso.

Diferencias entre el ‘equity crowdfunding’ y el ‘crowdfunding’

El crowdfunding, también conocido como micromecenazgo, es una modalidad de financiación colectiva para poner en marcha un proyecto empresarial con la aportación de pequeños inversores. El emprendedor solicita recursos a los denominados mecenas a cambio de una determinada recompensa (por ejemplo, si la cantidad es suficiente y la iniciativa llega a buen puerto, se les permite disfrutar del servicio o el producto gratuitamente antes que al resto de clientes).

Sin embargo, el equity crowdfunding es una modalidad completamente distinta: el inversor no obtiene una recompensa por apostar por una startup, sino que adquiere participaciones de la empresa en la que invierte. Son así propietarios directos de la participación en el capital de la compañía.

El equity crowdfunding toma los mejores rasgos del crowdfunding (la flexibilidad de la inversión y la viralidad), pero los combina con características de un business angel o un venture capital, ya que solo se proponen a los inversores los mejores proyectos.

En el caso de The Crowd Angel, se sigue un riguroso y profesional proceso tanto para elegir a las startups investment ready más atractivas como para ofrecer a los inversores todas las garantías y hacer todo lo posible para que, además, puedan un obtener un buen rendimiento de su inversión.

Por qué el ‘equity crowdfunding’ ofrece todas las garantías  

The Crowd Angel proporciona ese sello de calidad desde que un usuario se registra en la plataforma de forma gratuita hasta que aporta el capital e incluso hasta que tiene lugar la desinversión. En concreto, los inversores reciben apoyo de diferentes profesionales en estas fases:

  • Antes de entrar en la plataforma: el trabajo de los analistas. Anualmente, The Crowd Angel recibe unas 600 propuestas de inversión provenientes de startups que necesitan financiación. Sin embargo, solo algunas pasan el filtro de calidad que les permite entrar en la plataforma y conseguir el apoyo de los inversores. Un equipo de analistas se reúne con los emprendedores y estudia con detenimiento el potencial del proyecto para decidir si merece un hueco. 

    De algún modo, actúan como un venture capital o un business angel: al igual que ellos, eligen los proyectos de calidad. Además, al disponer de una selección previamente estudiada por ese grupo de expertos, la plataforma se lo pone mucho más fácil al inversor, que de otra forma tendría que dedicar mucho tiempo (y dinero) a mejorar su deal flow para acceder a las mejores oportunidades.

  • Antes de realizar la inversión: la due diligence. Para cada inversión, se constituye una comunidad de bienes a través de la que los socios inversores participan en las operaciones con los mencionados tickets de 3.000 euros. 

    Una vez que se cierra la operación, y antes de firmar los contratos y realizar el desembolso, una compañía externa realiza una due diligence para evaluar a la empresa. Solo si el resultado es positivo, se realiza la inversión. En caso de que no sea así, los crowd angels que han decidido apostar por ella deberán poner en la balanza los aspectos negativos y decidir si quieren seguir adelante con la inversión. 

  • Cuando se realiza la inversión: contratos redactados por expertos. Si todo marcha bien, llega el momento de firmar los contratos, que se han elaborado teniendo en cuenta los estándares del capital riesgo. Gracias al asesoramiento legal del despacho de abogados Rousaud Costas Duran, se ha estandarizado ese sólido y cuidado contrato de inversión así como un pacto de socios que protege a los inversores. 

    Rubricarlos después es cómodo y sencillo: los inversores pueden cerrar la operación en cualquier sitio gracias a la firma digital. Además, si tiene lugar una situación en la compañía que no esté recogida en el pacto de socios pero sí requiera de la aprobación de la comunidad de bienes, los aspectos relacionados con el caso concreto deberán ser votados por todos los inversores. 

  • Tras la firma: atención e información para el emprendedor. El trabajo de los profesionales de The Crowd Angel no acaba cuando se firma el contrato, ya que cuenta con un equipo de atención al inversor. Este equipo es el responsable de realizar y enviar elaborados informes trimestrales a los inversores que recogen toda la información sobre sus participadas para que estén al tanto de su evolución y del cumplimiento de sus objetivos. Dicho seguimiento continuará hasta el momento en el que los inversores decidan desinvertir, ya que no hay un plazo mínimo para mantener la inversión. Una vez que se produzca el exit, se rescinde la comunidad de bienes que se habían constituido para esa operación.  

Así que, como has podido comprobar, The Crowd Angel es una plataforma de equity crowdfunding que proporciona un servicio profesional a los inversores durante todo el proceso. De hecho, el trabajo del equipo comienza antes de que los usuarios decidan entrar en la plataforma con esa criba previa de las mejores startups y se mantiene después de que se cierre la operación.

Sobre el autor

Ana de la Vega ha desarrollado su carrera como experta en Marketing Digital en el mundo startup formando parte de empresas como Groupalia, Chicplace del grupo Antai, Nubelo y Holaluz.

Más allá del mundo startup ha participado en el proyecto de implementación de Analítica Digital de Inditex para sus 8 cadenas a nivel mundial y ha impartido clases de Analítica Digital en el Máster de Marketing Digital de la UCA y en el Postgrado de Growthhacking de IEBS.

Es licenciada en Lingüística por la UCA y Sorbonne Universtié con la especialidad de Lingüística Aplicada Computacional aplicada al posicionamiento en buscadores y se formó en Dirección de Marketing Digital en ESADE Barcelona.

Página del autor