Cómo saber si una ‘startup’ en la que planeas invertir tendrá éxito en el mercado

Cuando tiene que decidir si respaldar económicamente a una startup o reservar ese capital para la siguiente oportunidad, ningún inversor tiene una bola de cristal que le indique si está siguiendo el camino adecuado. Por ello, la inversión en startups es una actividad de alto riesgo que, al mismo tiempo, puede reportar grandes beneficios a los que apoyan a las compañías que acaben siendo exitosas.

Esto no quiere decir que los inversores tomen sus decisiones de forma subjetiva: todos ellos se valen de herramientas y criterios para evaluar el potencial de crecimiento de una startup. En el caso de los inversores que realizan sus aportaciones a través de The Crowd Angel, eligen la empresa de base tecnológica en fase preseed o seed en la que desean invertir entre una selección de las que han pasado el riguroso filtro de un equipo de expertos.

Como ya te explicamos anteriormente, en la etapa de lanzamiento de una compañía tienen menos peso las métricas o datos cuantificables, por lo que el inversor ha de fijarse en una serie de criterios generales para estudiar el potencial de una compañía. Ahora bien, ¿qué preguntas hay que hacerse antes de apostar por una startup? Recopilamos una serie de claves que cualquier inversor puede tener en cuenta para decidir a qué proyecto aportar capital.

El equipo y el producto, factores clave

Cuando una startup da sus primeros pasos, el modelo de negocio puede no estar completamente definido y una vez que lo está, las ventas no son suficientes como para tomarlas como único a criterio. Debido a ello, los inversores analizan quién está detrás de la startup: los estudios de los fundadores, si tienen experiencia laboral previa en el mercado al que se orienta el producto, si han emprendido antes y si les fue bien…

Asimismo, es recomendable comprobar si los perfiles de los miembros del equipo se complementan entre sí. Por ejemplo, tiene lógica que uno de los fundadores esté más orientado a la parte tecnológica y otro a la de negocio. Aunque algunas empresas han alcanzado el éxito pese a que sus promotores no eran programadores, un equipo equilibrado puede ser una buena señal.

Confiar en el equipo fundador es fundamental, ya que en última instancia son los emprendedores los que utilizarán la inversión para transformar su idea en un negocio rentable. Así que también es esencial tantear su compromiso y su orientación a objetivos.

Por todos esos motivos, en The Crowd Angel un equipo de analistas se reúne con los emprendedores para estudiar con ellos el potencial del proyecto y su plan de acción antes de que pase a la plataforma. Tras aprobar el filtro, el inversor de la plataforma puede además intercambiar opiniones con los emprendedores para entender mejor su propuesta y sus intereses.

Lógicamente, estudiar el producto que ofrece la compañía, a qué público se dirige, su escalabilidad (¿tiene potencial de crecimiento?¿qué barreras de entrada pueden frenar el crecimiento?), el modelo de negocio (¿cómo planea monetizar el producto?) o quién ha confiado en ella con anterioridad (¿ha contado con el apoyo de alguna aceleradora o de otros inversores?) también son cuestiones relevantes.

Los expertos de The Crowd Angel analizan todos estos factores durante la criba (solo el 1 % de los proyectos que llegan a la plataforma la pasan), y, posteriormente, los usuarios disponen del business plan de cada startup para analizar esas claves en profundidad.

El estudio del mercado (y la competencia)

También hay otros factores relevantes para los analistas de The Crowd Angel y los usuarios de nuestra plataforma, así como para el resto de inversores: los relacionados con el mercado al que se dirige la startup. Detallamos algunos de ellos:

  • ¿Qué sectores están en auge? Conocer las tendencias del ecosistema emprendedor puede ayudar al inversor a tomar mejores decisiones. Es importante examinar qué sectores están de moda en ese momento (inteligencia artificial, fintech, reparto, etc.). 

En ese sentido, las bases de datos del universo de las startups, los análisis de firmas como CB Insigths y las noticias de medios especializados ayudan a conocer las principales tendencias inversoras. Si la actividad de una determinada compañía se inscribe en un sector en auge y el producto tiene potencial, puede ser una buena oportunidad de inversión.

  • El tamaño del mercado. El inversor ha de pensar si el tamaño del mercado al que se dirige la startup es lo suficientemente grande como para que la compañía experimente un alto crecimiento en poco tiempo y se pueda conseguir un buen rendimiento con esa inversión.

Ahora bien, no hay que pensar tan solo en que la empresa tenga un buen número de clientes que potencialmente podrían desear su producto o servicio en el presente. El objetivo de emprendedores e inversores es que el puñado de early adopters actuales se convierta en un gran número de clientes en el futuro con ayuda de ese respaldo económico, por lo que la visión a medio-largo plazo es fundamental.

Para todo ello, los inversores pueden, además de analizar el mercado por su cuenta, apoyarse en el business plan, que debería incluir un análisis detallado del mercado además de un plan de crecimiento.

  • La competencia (y la diferenciación). Hay quien piensa que apostar por compañías completamente innovadoras que no tengan competidores es la mejor elección. Sin embargo, ese no tiene por qué ser un buen criterio. Aunque de vez en cuando aparezcan en el mercado game changers (startups que cambian las reglas del juego de un sector), muchas empresas que se presentan como disruptivas pueden no tener mercado.

Debido a ello, algunos inversores prefieren apostar por startups con modelos de negocio que ya han sido validados en otros mercados o con modelos de negocio similares a los de los competidores pero con un valor diferenciador.

Por ejemplo, Deliberry, una compañía de reparto a domicilio y uno de los casos de éxito de The Crowd Angel, nació con un modelo similar al de Instacart, una startup que ya era exitosa en Estados Unidos. Los inversores de la plataforma ya habían apostado por otra compañía de reparto a domicilio (Glovo), pero Deliberry ofrecía un servicio muy diferente (son las mamá shoppers, compradoras con experiencia, las que van al supermercado) y ambas han triunfado.

Por tanto, los inversores deben analizar a los posibles competidores de las startups en las que planean invertir y analizar si se diferencian de ellas (bien porque ofrezcan un valor añadido, porque se distingan en calidad o precio o porque puedan crecer más rápido gracias a una mejor ejecución por parte de los emprendedores) para valorar si pueden hacerse un hueco en un mercado amplio en el que existan otras compañías.

Ahora bien, si hay una empresa que ya ofrece ese mismo servicio y ostenta el monopolio, si el mercado está muy saturado y la startup no ofrece ese valor diferenciador (al fin y al cabo, los primeros juegan con ventaja), o si un gigante tecnológico está ofreciendo exactamente lo mismo (con muchos más recursos para hacerlo), conviene replantearse si vale la pena apostar por esa startup.

Otros factores a tener en cuenta

Como hemos comentado, es habitual que en las primeras fases de la startup las métricas sean escasas. Sin embargo, a medida que se vayan teniendo datos de la evolución de facturación, margen, coste de adquisición del cliente o retención de usuarios (recuerda que te explicamos estas y otras métricas aquí), esas cifras tendrán cada vez más peso.

Por último, cabe recordar que, entre las estrategias para recuperar la inversión, la más apetitosa para los inversores suele ser el exit, es decir, la venta de la compañía a otra mayor o su salida a Bolsa. Por ello, conviene preguntarse si esa startup potencialmente podría interesar a un pez mayor.

Así que, como has podido comprobar, aunque ningún inversor pueda predecir el futuro, si valora una serie de factores antes de decidir si invierte o no en una startup. Todas ellos puedan ser de utilidad para los inversores de The Crowd Angel, si bien nuestros expertos ya los han analizado exhaustivamente antes de aceptar un proyecto en la plataforma.